Buscar
  • Maria Urieta G.

Dejar atrás el pasado

Una de las cosas que más me ayudo a superar la muerte de mi madre y la de mi abuelo, fue dejar de vivir en el pasado.


Cuando vives un acontecimiento tan dañino como una muerte de un ser cercano, tendemos a vivir con miles de preguntas. Pensamos ¿Qué podría haber pasado si.... ? Pero parad. Por que ahí no vais a encontrar ninguna solución.


Nos comemos la cabeza buscando preguntas a situaciones que ya no están. Para mi, fue duro. Viví la muerte de mi madre con intensidad. Estaba muy apegada a ella. Y era, uno de los pilares fundamentales de mi vida. La persona que me ayudaba en cualquier situación. La que me apoyaba en mis decisiones arbitrarias e impulsivas. La que me regaló la vida...


Cuando empezó con la enfermedad, mi cabeza empezó a llenarse de preguntas incoherentes que me perjudicaron mucho animicamente. Me sentía culpable por no haber podido encontrar una solución con antelación. Pensaba que, si hubiera hecho una u otra cosa de distinta manera, mi madre seguiría aquí.


Durante los seis meses de su enfermedad, vivía constantemente con parte de culpa. Y esa culpa, me creo más ansiedad de la que tenía. Intentaba hacer todo lo posible para que mejorase. He leído miles de artículos sobre el cáncer y cómo combatirlo. Cuidaba su alimentación con la esperanza de que el cáncer remitiera de la noche a la mañana. Estaba convencida de que su cuerpo iba a expulsar ese tumor metastásico que le estaba matando.


Pero no, no funcionó.


Seguía muriendo cada día un poco más, a pesar de los esfuerzos. La magia, a veces, no existe. Y hay que asumir la realidad sin dejar que, de manera descabellada, nos apague.


Viví seis meses intensos. Dolor. Lágrimas. Sufrimiento... Pero vivía esperanzada. Nunca acepté la realidad. Hasta que un día, mi madre ya no estaba ahí. Y tuve que despertar.



La muerte no es fácil. Nunca lo ha sido para mi. Pero la muerte de mi madre, me creó una burbuja que no era capaz de explotar. Seguía preguntándome, incluso después de un año, ¿Qué hubiera pasado si...? Y a día de hoy, a veces, todavía lo hago.


Sin embargo, he aprendido, con la muerte de mis familiares, que vivir en el pasado no sirve de nada. Todas esas preguntas que nos hacemos, no tienen ningún sentido, porque si tuvieran una respuesta, ya no sirven. Esa persona se fue. Y no hay forma de volver atrás para solucionarlo.


Tras años comiéndome la cabeza con miles de preguntas y culpabilidad, he sido capaz de enterrar el pasado. Por que he entendido que, si vivimos en el pasado, el presente se nos escapa. Y nunca vamos a tener el ahora. Es así de simple.


Asumid que alguien murió, lleva tiempo. Es un duelo interno. Pero la repercusión que tiene seguir viviendo en ese pasado, es enorme. Dejamos de disfrutar del presente. Nos sentimos apagados, y desolados. Y cuando te das cuenta, has perdido más de un año pensando en soluciones a problemas que, desafortunadamente, ya se han ido.


Pero eso, no pasa sólo con la muerte. Eso nos pasa con todo en la vida. Si cometemos un error, seguimos recordando qué hubiéramos podido hacer mejor. Si suspendemos un examen, pensamos que tendríamos que haber estudiado más. Usamos el verbo Haber para volver a pasado. Tendría que haber ido al médico... Tendría que haber estudiado más... tendría que haberle dicho te quiero... OLVIDAROS DEL PASADO.


Olvidaros de todos esos recuerdos que os hacen sentir culpables por haber tomado una u otra decisión, y aprended de ellos. Ganad fuerza y coraje para enfrentar otra situación de diferente manera. DEJAD DE ARREPENTIROS. Dejad de machacaros a vosotros mismos con acciones que tomasteis hace cinco años. Por que NO TIENE NINGÚN SENTIDO.


Lo único que tenemos, es el presente. Si actuamos mal en el pasado, actuad de otra manera AHORA. No permitáis que la culpa os joda el presente, porque cuando os queráis dar cuenta, el presente se habrá ido....


Y amigos,


el futuro es incierto,


el pasado es historia...


Y lo único que tenemos es el ahora.



111 vistas