Buscar
  • Maria Urieta G.

Dulce navidad...

Las navidades ya están aquí. Para muchos estas fechas son sinónimo de alegría, y de felicidad, pero para otros significa tener que aguantar a la familia. Soportar que tu abuela te pregunte continuamente cuando te vas a casar y tener hijos, a tu prima diciéndote que has engordado y que tengas cuidado con los polvorones, o incluso a tu madre aconsejándote que te compres cremas anti arrugas porque tu piel está repleta de arrugas.


Para mi, especialmente viviendo en el extranjero, las navidades son las fechas donde puedo invertir tiempo en mi familia y mis amigos. Donde puedo relajarme y disfrutar de la compañía de los míos mientras comemos sin fondo, y cantamos diversas jotas y villancicos a coro. Es la unión de la familia. Es la fecha donde tienes que recordar que tú, formas parte de algo muy grande. Donde nunca te va a faltar de nada, y siempre van a sacar la espada para luchar si hace falta, aunque tú a veces no lo veas.


El mayor error que cometemos es carecer de empatia. Pensamos que todos quieren de la misma forma que tú lo haces, que todos tienen que comportarse como tú deseas, pero eso no es así.

Tenemos que empatizar con las personas y entender que, pese a que lleven tu misma sangre, su carácter o actitud no va a ser el mismo. Que su forma de amarte no va a ser la misma. Y quizá, algo que tú interpretas como un comentario para hacer daño, esa persona sólo está intentando ser sincera contigo, porque es su forma de ser.


Pensad en algún momento donde alguien hace un comentario el cual interpretáis como un ataque hacia tu persona. El hecho de que os digan que habéis engordado, por ejemplo. Nos lo tomamos como un puñal, pero realmente si lo pensamos de manera lógica... Quizá esa persona sólo me está diciendo que me cuide un poco más. O quizá me está diciendo que haga un poco más de deporte porque se preocupa que no me cuide.

Sin embargo, nuestra primera reacción es sentirnos atacados, y ponernos a la defensiva...


Lo triste de esto, es que las cenas de navidades a veces, se arruinan con este tipo de comentarios que interpretamos como un ataque personal. Pero no entendemos que, cada persona tiene conceptos diferentes, realidades distintas, y opiniones completamente opuestas a las tuyas.


Tenemos que RESPETAR y EMPATIZAR con las personas. Si abrimos un poco los ojos, nos daremos cuenta de que, cada uno de nosotros vive en diferentes circunstancias, tiene distinta forma de reaccionar a los acontecimientos y por ende, su carácter puede ser completamente opuesto al tuyo. Aprender a respetar esa visión que tiene otra persona de la vida, es fundamental para poder amar.


Y esto que os cuento, os lo digo de corazón. Por que especialmente en estas fechas, es cuando te das cuenta de la importancia que tiene la familia, y cuánto echas de menos a las personas que, desafortunadamente, ya no están. Contáis anécdotas, o historias sobre los que ya no tiene un cubierto en la mesa de navidad... Pero quizá cuando ellos estaban brindando junto a ti, tú no les habías entregad o expresado el amor y respeto que sentías hacia ellos.

Y todo eso duele. Duele el saber que quizá una cena de navidad se arruine porque alguien no acepta una crítica, o no entiende que alguien sea más sensible a ciertos comentarios que otros.


Ahí tiene que mediar el respeto, y la empatia. Amar a cada uno como es, incluso si sus comentarios son graciosillos o tú piensas que son hechos con maldad. Respeta su forma de ser, y empatiza. Pero sobre todo , no dejes que nada ni nadie arruine tus navidades.


Por que en el momento que unos cubiertos falten, entonces te lamentas.


Lamentas el no haberle dicho antes te quiero,


Lamentas el no haberle entregado más amor cada día,


Lamentas el no haber compartido más tiempo...


Y todos esos lamentos, no sirven de nada,


Por que esa persona, por desgracia, nunca va a volver por navidad....




Espero que paséis unas maravillosas navidades, que disfrutéis de vuestra familia porque en serio, es lo más grande que podéis tener en la vida -y sólo hay una-. Respetar y empatizar . Hacedles saber que les queréis y compartid tiempo con ellos. Desconectad los móviles y vivir el presente acompañado de los vuestros... Por qué algún día será demasiado tarde...



¡FELIZ NAVIDAD A TODOS !



PD. Próximo post el 29 de Diciembre.



32 vistas